Menú Cerrar

La industria de perforación Offshore

LA INDUSTRIA DE PERFORACIÓN OFFSHORE

 

VISIÓN GENERAL DE LA INDUSTRIA

La industria del gas y el petróleo incluye a todas las empresas que se encargan del proceso de identificar las reservas de hidrocarburos, extraerlas, refinarlas en los diferentes productos (gasolina, diésel…) y transportarlos a los clientes en todo el mundo.

La industria se divide en tres segmentos:

  • Upstream – exploración y producción (E&P) de gas y petróleo.
  • Midstream – transporte a través de oleoductos y gaseoductos y almacenamiento del gas y petróleo extraídos.
  • Downstream – operaciones de refinado en sus diferentes subproductos así como la distribución y venta de los mismos.

Las empresas de perforación petrolífera desarrollan sus actividades en el primero de esos segmentos siendo su labor fundamental para el éxito del proceso productivo.

El proceso de producción petrolífera es de gran complejidad y comienza con la búsqueda de los yacimientos potenciales, para ello se realizan exploraciones geológicas en diferentes áreas que pueden situarse en tierra firme (onshore) o en el fondo marítimo (offshore). Aproximadamente un 70% de la producción mundial de crudo es onshore y un 30% offshore, relación que se mantiene bastante estable a lo largo del tiempo.

Una vez localizados los yacimientos mar adentro, las compañías de perforación entran en juego y con la ayuda de plataformas petrolíferas (Mobile offshore Drilling Units o MODU’s por sus siglas en inglés) realizan las labores de exploración y desarrollo. Concretamente las actividades que realizan las compañías de perforación offshore son:

  1. Exploración: perforación de pozos para la búsqueda de nuevos depósitos de gas y petróleo confirmando la presencia de hidrocarburos.
  2. Evaluación: perforación para determinar el tamaño del yacimiento la definición de los límites del mismo y la productividad esperada.
  3. Desarrollo: preparación del pozo para la producción perforando de la manera más eficiente posible.

Después de todas estas actividades de perforación y una vez que el petróleo o el gas alcanzan la superficie, la plataforma de perforación es retirada y se instala el equipo de producción para extraerlo del pozo. El crudo extraído es posteriormente transportado a las refinerías a través de oleoductos o gaseoductos, barco o tren. Posteriormente en la refinería se procesa en diésel, gasolina, keroseno (entre otros).

Por tanto, los clientes a las que prestan servicios las empresas de perforación son las empresas productoras de petróleo las cuáles son las dueñas del petróleo que se extrae de los yacimientos y reservas. Las empresas productoras se pueden segmentar en tres tipos:

  • E&P companies, son empresas que se centran en el upstream y por tanto solo exploran y producen.
  • International Oil Companies (IO’s), integran las actividades de upstream con las de downstream es decir con el refinado y comercialización. Por ejemplo BP, Shell o Chevron.
  • National Oil Companies (NOC’s), son compañías cuyo dueño es en todo en parte un gobierno nacional. Por ejemplo Petrobras, Qatar Petroleum o PEMEX

Durante las fases de exploración, desarrollo y producción de un yacimiento petrolífero las empresas productoras de dependen de los servicios proporcionados por las empresas de perforación. Por ello las perspectivas de ingresos que tengan las empresas de perforación offshore dependerán del descubrimiento de nuevos yacimientos de hidrocarburos offshore, así como de la decisión de explotarlos lo cual a su vez viene determinado por las decisiones de inversión de las empresas productoras.

De igual forma, las decisiones de inversión de las empresas productoras dependerán de las perspectivas de obtener un retorno adecuado en la explotación de un yacimiento lo cual está determinado por los precios del petróleo y el gas y los costes asociados con su extracción (identificación, exploración, desarrollo y producción). Cuando se espera que los precios del petróleo aumenten, los planes de gastos de capital de las compañías petroleras aumentan. Con este aumento en los planes de gastos, la demanda de plataformas sube.

Se puede esquematizar esta serie de relaciones de la siguiente manera:

Como se observa en el siguiente gráfico, existe una relación muy estrecha entre el precio del petróleo y el número de plataformas operativas en el mundo. Una caída del petróleo viene acompañada por una reducción del número de plataformas y viceversa. Esto es debido a que en la industria de perforación offshore normalmente se trabaja a través de contratos que pueden ser de unos pocos meses o extenderse a varios años. Una caída o aumento de los precios del crudo no afecta a la perforación planificada en el corto plazo pero si afectan a los contratos nuevos e incluso a los de mayor plazo que pueden ser renegociados o cancelados.

Por tanto se puede concluir que el precio del crudo es petróleo es un buen indicador adelantado de la actividad futura de la industria.

 

LOS 5 MERCADOS DE LA INDUSTRIA DE PERFORACIÓN OFFSHORE

La industria de la perforación offshore está compuesta por cinco mercados:

  1. Mercado de contratación (Contract Drilling Market): las plataformas se alquilan a las empresas de exploración y producción a cambio de una tarifa diaria.
  2. Mercado de nueva construcción (Newbuild Market): las plataformas se construyen y se venden a las empresas de perforación.
  3. Mercado de actualización (Upgrade Market) se realiza el mantenimiento de las plataformas y se actualizan con nuevas especificaciones.
  4. Mercado de segunda mano (Secondhand Market) se realizan operaciones de compraventa de plataformas existentes, principalmente entre los propios operadores.
  5. Mercado de chatarra (Scrap Market) las plataformas finalizan su ciclo de vida y son desmanteladas y vendidas como chatarra.

La figura indica el flujo de efectivo entre los diferentes mercados, siendo el más importante el mercado de contratación y el que guía las decisiones de inversión del resto.

 

EL PROCESO DE PERFORACIÓN

La perforación offshore es de gran complejidad e involucra cientos de operarios y equipos muy sofisticados. En cada fase del proceso hay un elevado número de aspectos que implican altos riesgos y por tanto se requieren importantes medidas de seguridad. A continuación se describe resumidamente el proceso:

  1. Primero se realiza un agujero en el que se introduce un tubo que albergará la perforadora principal. Este agujero debe permitir que los operarios puedan bajar hasta el punto en el que la perforadora se introducirá en la tierra. Cuando esta primera perforadora penetra 250 pies (83 metros) en el suelo oceánico se retira y se sustituye por otro tipo de perforadora más robusta que permite atravesar las rocas del fondo marino y abrir un agujero mayor.
  2. Tras alcanzar una profundidad determinada nuevamente se retira la perforadora y se bombea cemento a través del tubo que cuando se endurece genera una carcasa que servirá de conducto para un nuevo tubo de perforación de menor diámetro que continuará la perforación.
  3. Una vez alcanzada la profundidad donde se encuentra el petróleo, se retira la perforadora y se reemplaza por un tubo de acero denominado revestimiento (“casing”) para evitar que penetren en el agujero de perforación tierra, rocas, agua salada y otros contaminantes, y también con objeto de crear un conducto para las tuberías de extracción de crudo y gas.
  4. En la parte superior del revestimiento se monta un dispositivo anti-explosión (BOP o Blow Out Preventer) cuya función es evitar que se escapen de incontroladamente gases o líquidos durante el proceso de perforación. El BOP se equipa con un elevador que permite que los fluidos lleguen a la superficie. Cuando se descubre petróleo o gas se entuba el fondo del pozo, es decir, se reviste para evitar que penetren en el agujero de perforación tierra, rocas, agua salada y otros contaminantes, y también con objeto de crear un conducto para las tuberías de extracción de crudo y gas.
  5. Durante la perforación se utilizan barrenas especiales para extraer muestras con el fin de analizarlas para determinar si se debe continuar la perforación y preparar el pozo para la fase de producción. Utilizando una combinación de mecanismos (ondas sonoras, mediciones de radiación…) se toman lecturas desde el interior del pozo para determinar la presencia de petróleo.
  6. Por último se extrae la tubería de perforación y la barrena, y se cementa el tramo final de revestimiento; se introduce en el pozo un tubo metálico con casquillos que contienen balas o cargas explosivas huecas. Las cargas se detonan para que atraviesen la entubación y penetren en el yacimiento, creando así aberturas para que el petróleo y el gas fluyan al pozo y después a la superficie.
  7. El flujo de petróleo crudo y gas natural se controla mediante una serie de válvulas, denominadas “árboles de navidad”, que se colocan en la parte superior de la cabeza del pozo. Se instalan monitores y controles para accionar de forma automática o manual las válvulas de seguridad de superficie y subterráneas, en caso de cambio de presión, incendio u otra situación peligrosa. Una vez obtenidos el petróleo y el gas natural, se separan y se eliminan del petróleo crudo el agua y el sedimento.

 

TIPOS DE PLATAFORMAS

Las plataformas de perforación se clasifican de la siguiente forma:

a) FLOATERS. Son unidades de perforación offshore flotantes y que pueden operar en aguas medianamente profundas (midwater MW, inferior a 1.500 metros ), aguas profundas (Deepwater DW, entre 1.500 y 2.500 metros) y aguas ultraprofundas (ultra-Deepwater UDW, más de 2.500 metros). A su vez las unidades flotantes se dividen en dos:

  • DRILLSHIPS (buques perforadores): son unidades autopropulsadas que se asemejan a un barco convencional. Las más modernas disponen de un sistema de posicionamiento dinámico, que les permite mantener la posición sin anclas mediante el uso de sus sistemas de propulsión. Por lo general se adaptan mejor a las operaciones en condiciones de mar más tranquilas y normalmente no funcionan en áreas consideradas como ambientes hostiles.
  • SEMISUBMERSIBLES (semisumergibles): son unidades flotantes que pueden ser parcialmente sumergidas por medio de un sistema de lastre de agua de manera que las secciones de la columna inferior y los pontones están por debajo de la superficie del agua durante las operaciones de perforación. Son capaces de mantener su posición mediante el uso de un sistema de anclaje o un sistema de posicionamiento dinámico controlado por ordenador. Normalmente, los semisubmersibles son capaces de operar en condiciones de mar más agresivas que las naves de perforación.

B) JACKUPS (plataformas autoelevables). Son unidades de perforación que operan en aguas poco profundas (shalow waters SW, menos de 125 metros) y que descansan sobre el fondo marítimo. Están equipadas con patas que pueden bajar hasta el fondo del océano hasta que se establece una base para soportar la plataforma. Una vez que se establece una base, la plataforma de perforación se eleva luego hasta que se sitúa por encima de las olas más altas esperadas.

Dependiendo del año de construcción y el equipamiento técnico, también se suelen dividir las plataformas por su generación la cuál es más elevada cuanto más moderna, a más profundidad perfora y más tecnología incorpora. En el caso de los Floaters las generaciones van desde la 1ª a la 7ª y en el de los Jackups se distinguen entre Standard, Premium y High Specification.

En momentos altos del ciclo (precio del petróleo elevado) se incrementa la inversión de las empresas productoras en descubrimiento y desarrollo de nuevos yacimientos lo que a su vez impulsa la demanda de plataformas. En esos momentos las empresas perforadoras invierten agresivamente en la construcción de nuevas plataformas. Los costes habituales de construcción de una plataforma Jackup se sitúa en torno a los 200 millones de dólares y toma aproximadamente entre 18 y 30 meses. En el caso de los Floaters se eleva hasta los 600 millones de dólares y un período de entre 24 y 36 meses.

Debido a los enormes costes y tiempos de construcción, las empresas perforadoras deben ser muy cuidadosas en la estimación futura de los ingresos que proporcionarán las plataformas que construyan. Por ello deben proyectar adecuadamente las perspectivas de utilización e ingresos de las mismas para los próximos años.

Debido a los mayores requerimientos tecnológicos y costes de construcción, las plataformas Floaters también tienden a tener tasas de utilización (niveles de contratación) más estables ya que en muchas ocasiones su construcción suele estar ligada a contratos a largo plazo. En el caso de los Jackups sucede lo contrario, sus menores requerimientos tecnológicos y coste explican las menores tasas de utilización. Si bien los Jackups de última generación (high specification Jackups) tienden a revertir esa tendencia.

A modo de resumen se muestra la siguiente tabla para entender las diferencias entre ambos tipos de plataformas:

 

TARIFAS DIARIAS

La contratación de las empresas de perforación se establece en base a tarifas diarias, los contratos cerrados “llave en mano” no son habituales en esta industria. La tarifa diaria incluye solamente los costes de equipo y mano de obra de la plataforma pero no otro tipo de costes relacionados con la explotación del pozo como alquiler de equipos de apoyo, materiales de construcción (acero, cemento…) y productos químicos, etc.

La tarifa diaria facturada varia sensiblemente dependiendo del tipo de plataforma utilizada y el equilibrio existente entre oferta y demanda en el sector. Se muestra a continuación un desglose de estos factores:

  • Las tarifas diarias pagadas por la contratación de los Floaters se sitúan entre los 300.000 y los 600.000 us$ por día, son sensiblemente mayores que las de los Jackups que oscilan entre los 100.000 us$ y los 175.000 us$ por día.
  • Dentro de una misma categoría de plataformas, dependiendo de las diferentes profundidades de agua en las que pueden operar las tarifas son diferentes. Cuanto más profundidad mayor la tarifa diaria.
  • Las tarifas diarias también se ven afectadas por la edad de la plataforma. Existe una relación negativa entre la edad de la plataforma y la tarifa diaria, lo que implica que las compañías con flotas más jóvenes obtienen tarifas diarias más altas.
  • La perforación para evaluación es técnicamente más desafiante y recibe generalmente una tarifa más alta que la del desarrollo del yacimiento.
  • La región donde se opera también afecta a la tarifa diaria pagada, por ejemplo el Golfo de México generalmente paga una tarifa menor que en el Mar del Norte.

 

ESTADOS DE ACTIVIDAD DE LAS PLATAFORMAS

Los elevados costes diarios que requieren las plataformas para estar operativas (tripulación, labores de mantenimiento, repuestos, suministros, etc.) determinan que, dependiendo de las condiciones del mercado y la demanda, puedan encontrarse en alguno de los siguientes estados:

1. Under contract (o activas): la plataforma en este estado se encuentra bajo un contrato activo y es el único estado en el que genera ingresos. Las plataformas pueden estar perforando, esperando en el lugar de perforación, en desplazamiento al yacimiento o siendo movilizadas o desmovilizadas.

2. Warm Stacked (también llamado Hot Stacked, Ready Stacked o Idle): la plataforma se encuentra inactiva (stacked) pero lista para trabajar (warm), por tanto se mantiene su tripulación y se realiza un mantenimiento rutinario de la plataforma. Los costes diarios pueden ser modestamente reducidos pero son similares a los niveles incurridos durante la operación normal. Por lo tanto, los equipos de perforación se mantienen generalmente en este estado si se está entre la finalización de un contrato y el inicio de uno nuevo o si se espera que un nuevo contrato sea obtenido con relativa rapidez.

3. Cold Stacked: la plataforma ha sido cerrada y amarrada en un puerto, astillero, o en el área designada en alta mar. Cuando la plataforma está en este estado normalmente tiene costes operativos reducidos, cuenta con personal reducido o no tiene tripulación y se espera que permanezca inactiva por un período prolongado. Sin embargo, seguirán incurriendo en costes operativos iguales o por encima de los niveles operativos normales durante 30 a 60 días después del inicio de la inactividad.

Las plataformas en estado cold stacked demandan costes adicionales para volver al servicio. El coste de reactivación, que en muchos casos puede ser significativo, depende de diversos factores como el tiempo que lleven inactivos, la disponibilidad y coste de los astilleros, el coste de equipos y materiales y el alcance de las reparaciones y mantenimiento requeridos.

    1. En el caso de los Jackups puede suponer entre 4 y los 20 millones de dólares y el proceso puede durar hasta 9 meses.
    2.  En el caso de los semisubmersibles puede costar hasta 50 millones de dólares y llevar 12 meses.
    3. La reactivación de los drillships puede costar hasta 75 millones de dólares y llevar hasta 12 meses.

4. Dead Stacked: si una plataforma lleva varios años en estado cold stacked sus costes de reactivación pueden llegar a ser tan prohibitivos que su reactivación no es viable económicamente. En este caso se utiliza para obtener repuestos antes de ser retirada, proceso que puede llevar varios años.

5. Retired: Una plataforma que ya no se va a usar se retira de la flota o bien para ser vendida y aplicada a otro uso o bien para ser vendidas como chatarrra.

La estrategia que desarrolle la compañía respecto al estado de las plataformas es fundamental para su éxito sobretodo en condiciones adversas del mercado. Una empresa que en períodos de baja actividad no inactive sus plataformas correrá con unos gastos diarios que no podrá compensar con ingresos poniendo en peligro su salud financiera. De igual forma si una empresa tiene muchas plataformas en estado cold stacked cuando la demanda se recuperé no dispondrá de unidades preparadas para ofrecer a sus clientes pudiendo perder oportunidades, adicionalmente requerirá de requerir grandes cantidades de dinero para la vuelta a la operatividad de las unidades.

Un fallo en la previsión de las condiciones futuras del mercado puede ser fatal para una empresa de perforación comprometiendo incluso su futuro.

 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DEL MERCADO OFFSHORE

La mayoría de las operaciones offshore en todo el mundo se producen en siete lugares clave. Estas localizaciones difieren en términos de profundidad del agua, condiciones climáticas y del tipo de plataforma necesario para operar:

  • El Golfo de México es una de las regiones más importantes para los recursos energéticos del mundo. Según la EIA (US Energy Information Administration), la producción de petróleo offshore en la región del Golfo representa el 17% de la producción total de petróleo de Estados Unidos, lo que se debe, en parte, al hecho de que es uno de los mercados de perforación offshore de menor coste. El mayor número de plataformas petrolíferas del mundo se encuentra en esta área.
  • El segundo mayor número de plataformas en el mundo se encuentra en el Mar del Norte, de los cuales casi el 90% de la producción de petróleo viene del Reino Unido.
  • Otros lugares clave de perforación de petróleo costa afuera incluyen la costa de Brasil, la costa oeste de África, el Golfo Pérsico y la región de Sudeste asiático y Australia.

La elección del tipo de plataforma depende de la profundidad del agua y las condiciones climáticas. La mayoría de los Jackups se encuentran en la región de Asia-Pacífico, el Golfo de México y el Golfo Pérsico. Los ambientes más hostiles se caracterizan por tormentas frecuentes y severas como sucede en el Mar del Norte, en el Pacífico Norte y en el este de Canadá, en estas condiciones y lugares los semisubmersibles son la opción preferida. En Brasil, África Occidental y el Golfo Pérsico se utilizan drillships.

 

VARIABLES CLAVE DE LA INDUSTRIA

Como resumen del análisis de la industria se muestra una tabla con las variables necesarias para hacer seguimiento del negocio de una empresa de perforación offshore. El análisis de estas variables es fundamental para comprender en qué momento se encuentra y la posible evolución del sector y cada una de las empresas que lo componen.

 

ANÁLISIS DE LAS CINCO FUERZAS DE PORTER

Para finalizar el estudio de la industria se procederá a realizar el análisis de las cinco fuerzas de Porter, herramienta que permite analizar el nivel de competencia existente en una industria y las causas de la mayor o menor rentabilidad de la misma.

Amenaza nuevos entrantes

Un nuevo entrante en una industria provoca un aumento de la oferta lo que presiona al alza los precios y los costes. Los nuevos competidores  ponen un techo al potencial de beneficio de las empresas existentes en la industria. La amenaza de los nuevos entrantes está determinada por las barreras de entrada, los requisitos reglamentarios, las inversiones iniciales, los costes de cambio de los clientes, el conocimiento específico necesario  y las economías de escala, entre otros.

La perforación offshore es una industria altamente intensiva en capital. El  precio de una plataforma de nueva construcción oscila entre  200 millones y 600 millones de dólares. Una nueva empresa que pretenda entrar en el mercado no puede competir con una sola plataforma y necesita al menos varias para poder competir mínimamente. Por lo tanto, es muy difícil para un nuevo operador captar las enormes cantidades de capital necesarias para entrar en el mercado a lo que hay que añadir el tiempo que requiere la construcción. Por ejemplo para replicar una empresa como Transocean que dispone de 57 plataformas, se requeriría invertir únicamente en la construcción de las plataformas aproximadamente 20.000 millones de  dólares (asumiendo un coste medio por unidad de 350 millones).

Adicionalmente, los trabajadores de las plataformas requieren de licencias para trabajar en el extranjero  y no es fácil para una nueva empresa conseguir mano de obra altamente cualificada. Como la perforación offshore implica importantes riesgos, las compañías petroleras generalmente prefieren las empresas perforadoras bien establecidas, con un buen historial  y suficiente experiencia en la industria. Los nuevos entrantes encuentran difícil romper estas barreras y asegurarse contratos.

Rivalidad en los competidores existentes

La industria de perforación petrolífera offshore ha experimentado muchas fusiones en el pasado, no obstante aún cuenta con muchos participantes y junto a las empresas más grandes que cotizan en bolsa encontramos otros muchos pequeños operadores. Los contratos se obtienen por licitaciones en las que se valora principalmente el precio pero también la calidad de la plataforma, su ubicación y la seguridad.

En teoría una empresa puede diferenciarse y por tanto influir en el precio a través de la tecnología, calidad de la flota, records de seguridad y experiencia de los trabajadores. Sin embargo las plataformas petrolíferas offshore son bastante homogéneas y no hay diferencias significativas entre plataformas de la misma generación.  En líneas generales se puede decir que el mercado tiene características de commoditie. Las empresas de más tamaño tienen cierta ventaja por su mayor flota y experiencia sin embargo, en períodos bajos del ciclo,  debido al alto grado de apalancamiento financiero y operativo que caracteriza la industria se ven obligadas a bajar el precio para poder lograr los contratos y mantener sus cuotas de mercado.

Adicionalmente existen altas barreras de salida debido a la falta de usos alternativos de las plataformas de perforación en alta mar. Esto obliga a las empresas no rentables a permanecer en la industria de todos modos, lo que debido al exceso de capacidad aumenta la competencia en toda la industria aún más.

No existen costes de cambio de un proveedor a otro, una vez finalizada la perforación de un pozo una empresa productora puede elegir a otra empresa perforadora para el siguiente yacimiento sin que ello le suponga un coste adicional.

Sin embargo sí cabe mencionar que debido a las crecientes regulaciones en temas de seguridad las empresas de mayor tamaño y experiencia pueden ofrecer garantías adicionales al cliente que puede estar dispuesto a pagar un adicional por ello, por el contrario una empresa perforadora pequeña no ofrece las mismas garantías de seguridad. También la capacidad del proveedor para perforar de manera eficiente y cumplir con los plazos puede diferenciar una oferta de otra.

Amenaza de sustitutos

La perforación en aguas profundas no es la única forma de obtener petróleo, el petróleo se puede obtener también en tierra así como en pozos cercanos a las costas. La perforación en alta mar es mucho más costosa, compleja, requiere más tiempo y es más susceptible a riesgos de accidentes que la perforación en tierra.

Si se descubren más pozos en tierra o en aguas poco profundas, es razonable asumir que la demanda de perforación en alta mar disminuirá, siempre y cuando el resto de variables permanezca constante.

También el petróleo no es la única fuente de energía existente, a medida que otras fuentes se hacen más atractivas pueden sustituir al petróleo e impulsar a la baja la demanda de exploración petrolífera y por tanto reducir el negocio de las empresas perforadoras.

Poder de negociación de los clientes

El poder de negociación de los clientes de perforación offshore está determinado por los precios del petróleo y las tasas de utilización. Cuando los precios son altos, la demanda de perforación aumenta, lo que disminuye la disponibilidad de las plataformas. Dado que la oferta de plataformas no puede modificarse a corto plazo (su construcción lleva entre una año y medio y tres años)  se produce un exceso de demanda, lo que otorga un mayor poder de negociación a las empresas de perforación y les permite exigir tarifas diarias más altas. La situación se revierte cuando, como en el momento actual, los precios del petróleo son bajos y las empresas productoras no están dispuestas a invertir en actividades de perforación. En ese momento, la oferta de plataformas supera ampliamente la demanda  y ​​las compañías petroleras ejercen su poder exigiendo tarifas diarias más bajas y renegociando contratos.

Otro factor a considerar es que las empresas de perforación tienen un alto nivel de apalancamiento operativo. Para cubrir los costes fijos necesitan mantener sus plataformas activas incluso si esto significa menores tarifas diarias. Por último debido a que los servicios están bastante estandarizados los clientes pueden elegir entre los diferentes competidores el que mejor tarifa le ofrezca.

Poder de negociación de los proveedores

Los proveedores de empresas de perforación son los  astilleros que proporcionan buques y plataformas. El poder del proveedor en esta industria depende principalmente de la capacidad disponible de los astilleros. Cuando la capacidad disponible es baja los astilleros exigen precios más altos por la construcción de las plataformas. Por otro lado, cuando la capacidad disponible es baja, incluso si la demanda de plataformas de nueva construcción está aumentando, se ejerce una presión a la baja sobre los precios.

 


Aquí termina la introducción del sector offshore. En el siguiente artículo se evaluará la situación del sector, primero del sector petrolífero y una posible evolución futura de los precios del petróleo para posteriormente analizar el estado en que se encuentra la industria de perforación petrolífera offshore y sus perspectivas.

Deja un comentario